Benito y Buda se tomaron un té
Artículos invitados

¿Pensaron en el gatuno consentido de Don Gato, Benito Bodoque? Qué tierno y generoso que es ese Benito, pero no. En esta ocasión no hablaré de ese Benito, sino del Benemérito de las Américas y del tecito que se tomó con Buda.

Actualmente radico en Canadá, la tierra del Maple, y ha sido partícipe de la buena combinación que mi cabeza hizo entre las enseñanzas del budismo y las de Don Benito. Explícoles ahora el porqué.

Hasta el momento he extraviado 2 celulares y 1 chamarra; y una querida amiga perdió su cartera con $500 dolarucos (¡GUAU!). Bueno, pues en todos y cada uno de estos casos los objetos regresaron a nuestras manos, sin goles, llamadas de larga distancia, daños a terceros, sanos y salvos. ¡Ay, aja! Tienen cara de WHAT!? (la misma puse yo)

Y es que en esta tierra los árboles además de hojas tienen colgados chamarras, guantes, gorros, zapatos, etc… que soportan las inclemencias del tiempo esperando que sus dueños en algún momento pasen de nuevo por el mismo lugar y tomen lo que les pertenece. Suena lindo, ¿no?

Creo en la honestidad de las personas, en respetar lo ajeno y lo propio, así de fácil como se lee, y así de fácil se puede practicar. No importa religión, cultura, color o idioma, todos podríamos estar en el mismo canal: Si no es tuyo devuélvelo. Con la paz con la que lo escribo y con la seguridad de que si yo lo hago alguien más lo hará por mí y para mí, por ti y para ti…

Por eso creo que nuestro Don Benito Juárez y Buda se tomaron un té (o un chocolatito oaxaqueño) bajo la sombra del ahuehuete, y mientras Don Benito compartía su frase “El respeto al derecho ajeno es la paz”, nuestro Buda compartía las enseñanzas del budismo. Hubiera querido estar ahí.

Bárbara Castro. @BarbyQt


Tus Comentarios

  • sandy gallia | 18/05/2012 @ 21:38

    Eso me recordó algo, cada que el macho alfa y yo vamos por la calle y nos encontramos algo, eso que nos encontramos debe ser dejado exactamente donde se quedó, porque en algún momento -según palabras del macho alfa- va a regresar la persona que lo perdió a buscarlo.

    Y si, ahí se queda.

    En otra ocasión una chava me preguntó si había perdido un billete. Saqué mi cartera, revisé y le dije que no, pero que gracias por preguntar.


  • LanaBuda | 27/04/2012 @ 14:15

    Que bonitooooo


  • Aldreams | 27/04/2012 @ 11:20

    Al final todo se traduce en respetar, un palabra aun gigante para la humanidad.


  • MaRtUChiS | 27/04/2012 @ 10:12

    Me encantó tu artículo, y me encantaría ver eso de los objetos colgados en los árboles. En ese sentido en México nos falta aún mucho por aprender.


  • KamikaZEN | 27/04/2012 @ 10:02

    Genial artículo y muy buena forma de mostrar como algo tan sencillo como devolver lo que no es tuyo puede tener repercusiones tan grandes.

    Y sobre todo me encantó imaginar la escena del señor del chongo y don Benito sentados a la sombra del ahuehuete tomando té. 🙂

    ¡Felicidades Barby!




Escribe un comentario

*