No todos los Budas son Budistas (ni todos los Budistas Budas)
Medita y Desafía

La primera vez que oí hablar del voto del Bodhisattva (hace ya bastantes años, cuando apenas comenzaba a meter la punta de los dedos en este gran océano que es el Dharma), me quedé con la misma cara que ustedes en este momento.

Lo primero que pensé fué; “¿Entonces es algo así como cuando te vuelves monje? ¿Y quién es ese señor Bodi Satva o tengo que votar para elegir a alguien para el puesto o cómo?”

Gracias a la infinita paciencia de los muchos maestros que he tenido la fortuna de encontrar en mi camino aprendí que Bodhisattva significa Mente (sattva) del despertar (Bodhi).

Un Bodhisattva es aquel que, una vez que ha alcanzado la iluminación (o lo que es lo mismo, se ha desapendejado por completo y puede ver y experimentar la realidad tal como es), se da cuenta de lo genial que es poder vivir la vida sin pedos y con plena conciencia y hace a si mismo la promesa de que en vez de irse por ahí a disfrutar ese estado va a dedicarse a ayudar a los demás para que puedan alcanzar la misma meta.

Esta es la explicación tradicional (áltamente tropicalizada y simplificada) de lo que es un Bodhisattva.

Suena muy bonito y así en abstracto y hasta dan ganas de ser un Bodhisattva, el problema es que lo entendemos solo de manera intelectual, pero no nos damos cuenta de lo que verdaderamente implica.

A veces quienes seguimos las enseñanzas del señor del chongo sentimos que tenemos una especie de “ventaja” sobre los demás. Incluso llegamos a verlos con cierta pena y hasta un poco de lástima, como si el haber encontrado el Dharma nos hiciera superiores a ellos de algún modo.

Les tengo una mala noticia, no lo somos.

Mi maestro suele decir que hay que tratar a todos los seres como si fueran Budas, porque nunca puedes saber si realmente lo son.

Aunque me lo ha repetido cientos de veces, y según yo hablo había entendido perfectamente, hace poco tuve la oportunidad de que la vida me lo demostrara en vivo y a todo color.

Mi esposa y yo ayudamos con donativos a un albergue para animales desde hace tiempo, y el fin de semana tuvimos la oportunidad de conocer y platicar con el fundador, el señor Cristobal.

Para él el Buda es el gordito simpaticón que siempre tienen a la entrada de los restaurantes chinos y lo más que sabe del Budismo es que le cae bien el Dalai Lama, sin embargo en medio de la plática nos sorprendió algo de lo que dijo:

“Mantener el albergue no es fácil, a veces me siento cansado y descorazonado, siento que por más que trato de ayudar nunca será suficiente lo que haga. Pero hace muchos años me hice una promesa, que no importa lo mal que estuvieran las cosas, no importa lo difícil que fuera la situación, yo nunca voy a abandonarlos a su suerte. Esa promesa es la que me da fuerzas para seguir adelante.”

Me quedé con la boca abierta al darme cuenta que, sin siquiera saber lo que era, este hombre había hecho la promesa del Bodhisattva.

Yo mismo he he tenido la oportunidad de hacer la promesa del Bodhisattva muchas veces, algunas durante ceremonias formales presididas por grandes maestros como el Dalai Lama o Karmapa, y aún así me sentí un poco avergonzado al darme cuenta que la promesa que él se hizo a si mismo es mil veces más poderosa y sincera, porque surgió desde su interior y se sostiene por su propia convicción y esfuerzo.

Realmente deseo algún día llegar a sentir un deseo tan fuerte y sincero de ayudar a todos los seres como él.

No cabe duda que las cosas nunca son lo que parecen. Por eso siempre es bueno recordar que no todos los Budas son Budistas, ni todos los Budistas son Budas.

KamikaZEN

P.D. Si quieren de verdad ser de beneficio a otros seres, los invito a empezar por apoyar a alguien que ya lo es.

Albergue San Cristobal →


Tus Comentarios

  • Jorge Luna | 04/05/2012 @ 13:52

    Más deacuerdo no podría estar. Saludos.


  • Karl Kast | 24/04/2012 @ 12:33

    una gran experiencia, y hay personas que se han hecho sabias por las experiencias de vida, más que por leer…


  • julio cesar | 18/04/2012 @ 12:50

    me encanto esta anécdota, muchas gracias por compartirla, tienes mucha razón y es algo que en los últimos días me ha pasado.


  • MaRtUChiS | 17/04/2012 @ 22:05

    Cada vez que entro a este blog aprendo algo nuevo.

    A mi me gustaría poder tener un acercamiento más formal con el budismo así como ustedes; pero mientras eso sucede aprendo de lo que ustedes que ya llevan más tiempo en el camino, nos comparten.

    Llevo buscando una forma de ayudar, ojalá pronto pueda hacerlo.

    Saludos


  • Emilio Garza | 17/04/2012 @ 21:36

    Excelente Publicación !!

    Yo también me sorprendo de las personas que siguen adelante, aun después de que la vida les ha golpeado muy duro y sobre todo no pierden la esperanza de continuar por ese buen camino.

    Saludos !!


  • AlbaTroX | 17/04/2012 @ 19:31

    Vida sencilla, plena y profunda… abundan a nuestro alrededor, más de lo qeu creemos.

    Gracias por compartir la experiencia!


  • Cit | 17/04/2012 @ 18:53

    Me encanto este post!! Gracias:)


  • so | 17/04/2012 @ 11:51

    Que gran experiencia! *ojito Remi*




Escribe un comentario

*