Deja de sufrir.
Medita y Desafía

Hace poco un conocido me preguntó ¿Cómo le hago para dejar de sufrir?…buena pregunta que no tiene una respuesta sencilla. Y seguro podríamos encontar varias.

Como yo lo veo y vivo es así:

El sufrimiento es un estado “anexo” que le pongo a las cosas, me di cuenta de que si pongo anteción a lo que sucede dentro de mí, puedo ubicar que “las que cosas no suceden como yo quiero” y “esto esta de la chingada y me caga” son dos estados mentales distintos y no necesariamente el 2o. es consecuencia del primero.

¿Me siguen? Sigo…

…Me di cuenta de que si bien muchísimos eventos, personas, sabores, sensaciones,estados de mi vida y podemos alargar la lista cuanto queramos,  no son de mi agrado, tampoco estoy obligado a sufrir por ello o entrar en caos interno o destruir mi felicidad  y que si logro tomarme una pequeña pausa para respirar y elegir “con qué cara” pasar esas circunstancias puedo pasarlas menos “trasquilado” por que en definitiva, la mayoría las tengo que pasar de todas formas.

Tengo un ejemplo muy claro para mí:

Mi padre murió hace 17 años aprox, recuerdo muy bien que durante el proceso de velarlo y cremarlo, caí en cuenta de que el “estado mental” en que yo viviera el asunto no hacía ninguna diferencia significativa en la esencia del evento…por que mi padre seguiría y sigue muerto, pero en cambio si hacía un mundo de diferencia en cómo lo vivía yo adentro. Me di cuenta de que era mi elección sufrir todo el evento o sufrirlo en partes y tomarme mis “descansos” o sólo vivirlo ponerle atención y dejarlo ir.

Así que una vez pasado el suceso, comencé a poner en práctica esa idea en otros aspectos de mi vida  y poco a poco logré desarrollar la habilidad de mantenerme sereno y atento  en muchas de las circunstancias en las que antes me desmoronaba o me llenaba de ira y tristeza…logré dejar de sufrir.
Ni más ni menos.

¿Se me nota cuando camino por la calle? ¿Si me enfermo gravemente o termino una relación amorosa se me nota que no sufro el proceso y sólo lo vivo? Yo pienso que no, sigo haciendo cara de fuchi y poniéndome verde cuando me enfermo. Pero adentro, donde realmente cuentan las cosas, se siente increíble no sufrir.

¿Quién sabe?…tal vez un día hasta esas reacciones cambien. 🙂

No me creas, ponlo a prueba y saca tus propias conclusiones.

kidBuda
medita y desafía

 

 


Tus Comentarios

  • KidBuda | 03/04/2012 @ 22:14

    Exacto! que chido! 😀


  • Sutasukurimu | 02/04/2012 @ 13:52

    Incluso uno puede hacer lo mismo con el dolor físico, a mi me pasó cuando entrenaba Karate que en lugar de darme completamente al sentimiento del dolor podía hacer una limpia y quedarme simplemente con el dolor físico, y era un tanto más aguantable, al menos no me llenaba la mente con distracciones. =D




Escribe un comentario

*